lunes, 31 de marzo de 2014

Corralejas Sincelejo. Artículo de opinión.


Un culto a la muerte, la Desigualdad y el maltrato.

El alcalde de Sincelejo Jairo Fernández Quessep, ese que dice que se deben suspender las corridas de toros porque no se contaba con refuerzos policiales para brindar seguridad, ha logrado generarme ciertos interrogantes: ¿qué relación tiene la falta de seguridad que enfrenta la ciudad con las corralejas? ¿Las corralejas son la causa de la inseguridad en Sincelejo? ¿Es la falta de recursos policiales una de las razones principales para suspender las corralejas? El alcalde y la ciudadanía se están olvidando de las verdaderas razones que deberían mover esta decisión: El respeto a la vida humana, animal y el  serio endeudamiento del municipio. 
Muchos de los partidarios de esta “cultura” la defienden al afirmar que las fiestas son la continuación de sus raíces, ¿raíces? ¿Es nuestra raíz rendirle fe a una cultura impropia, que no nos pertenece? Recomendaría a éstos leerseUrsúa del escritor William Ospina, el cual muestra cómo lograron arrebatar “lo que nos pertenece” con guerras y sangre, lo que logra que hoy nos sintamos tan orgullosos de portar una identidad que nos vuelve salvajes e inhumanos al arriesgar la vida de una persona en el ruedo, con el único motivo de conseguir un pequeño caramelo o un papel de valor de 10, 20, 50 mil pesos. Aprovecharse de la necesidad de muchos ante tanta desigualdad, para divertir a pocos.
Ahora bien, pensemos en los animales inocentes que se arriesgan a ser heridos y morir: un toro y un caballo que instintivamente responden a la situación, al azote de la gente y los ruidos de las bandas sonando a viva voz, cuando estos pertenecen a un espacio amplio y silente. No pertenezco a ninguna asociación defensora de animales, pero felicito a los sincelejanos por haber tenido el valor de disfrutar una fiesta defendiendo la vida. Ya es necesario que esta clase de "barbarie" contra personas y animales indefensos se acabe definitivamente.
Es de resaltar la labor del alcalde al haber tenido el valor de enfrentarse a poco más de 100 años de tradición y culto a la muerte que ha reinado en Sincelejo. Sin embargo, no acepto que ponga como motivo principal de esta decisión la delincuencia e inseguridad de la ciudad. Después de las caídas de los palcos en 1980, ese desastre que registró 550 muertos y más de dos mil heridos, le costó al Estado una indemnización de más de 3 mil millonesde pesos, suma que aún no se ha recuperado. En otras palabras, el municipio está endeudado hace 34 años, y las fiestas de las corralejas están siendo financiadas por empresas privadas y políticos como Yahir Acuña para sus campañas; esto lleva a avisos publicitarios en los palcos, en las mantas de los toreros, en las sombrillas de losshowman, en las puertas de salida y entrada.
En las pasadas fiestas se pagó $200 millones por cada tarde de toros, es decir que el costo total sería 600 millones de pesos. Yahir Acuña adquiría los derechos a 5.000 boletas de cortesía, con las cuales llevaría a sus principales líderes de todos los municipios de Sucre.
Las fiestas, además se han convertido en un enfrentamiento político: los dineros no están llegando al bolsillo de la sociedad común en Sincelejo y tampoco están siendo invertidos en el mejoramiento de la infraestructura del municipio y la educación.

La propuesta de suspender las corridas en Sincelejo es una muestra que no todos están de acuerdo ni se sienten identificados con ésta práctica. Las corridas de toros, los espectáculos taurinos y en especial las corralejas entran en conflicto con la obligación general que se tiene del no maltrato animal, derecho promulgado en la Constitución Política de Colombia de 1991, al ser los animales integrantes del medio ambiente y en particular de la fauna, como lo definió en la demanda impuesta por el alcalde.  
Infografía